Las empresas también defienden su derecho al honor

La jurisprudencia ha reconocido en diversas sentencias el derecho de las compañías a proteger su prestigio y reputación cuando se produce alguna difamación que pueda dañar su imagen.
 
La buena reputación y el prestigio de una empresa es un factor clave a la hora de hacer negocios, por lo que protegerla puede ser incluso una cuestión estratégica para su viabilidad futura. En este contexto, los tribunales han tenido ocasión de posicionarse señalando que las compañías, al igual que las personas físicas, tienen derecho al honor y pueden defenderlo.